La Revolución Digital en la Educación posibilita nuevas oportunidades de aprendizaje, democratiza el acceso al conocimiento de calidad, y sienta las bases para un crecimiento económico sostenido de los países.