Dos ardillas y una piña

Dos ardillas y una piña, de Jim Field y Rachel Bright, tiene como protagonistas a dos «ardillos»: Cyril el Espontáneo, que vive siempre al día, y Bruce el Previsor, que se preocupa de almacenar mucha comida para el invierno. Cuando ambos ven una piña comienzan a perseguirla y a competir entre sí a ver quien se hace con ella mientras los demás habitantes del bosque observan lo que ocurre y sufren las consecuencias.

Las figuras son simpáticas. La historia tiene mucho movimiento. Las escenas, muy variadas, se presentan con perspectivas muy cinematográficas. Los paisajes de fondo son magníficos. La narración usa recursos de cómic: hay páginas con varias escenas consecutivas, como en viñetas. Todo conduce al mensaje anunciado y, también, al de que compartir un buen rato y echar unas risas con un amigo es lo mejor. No conozco la versión original de la historia pero los versos con los que se cuenta en castellano suenan bien y son graciosos.

«¡Qué gran corriente de solidaridad, de gratitud y de fe!»

El cardenal Omella ha visitado el centro de actividades Terral. El proyecto está promovido por Raval en Acció y pretende orientar y proporcionar apoyo socioeducativo a mujeres tanto mayores como jóvenes.

Terral tiene unos objetivos muy claros: “promocionar a la mujer, facilitar la integración a todas las personas inmigrantes, formar y promocionarlas”, explicaba su directora Concepció Ordeig. Además le contó al arzobispo de Barcelona que procuran educar “en la convivencia en diferentes culturas y religiones”. Un 49,6% de los censados en el barrio, en enero de 2017, eran inmigrantes procedentes de 51 países diferentes.

 

Durante la visita, el cardenal ha recorrido las instalaciones saludando a los padres de los alumnos que participan en los programas del centro, como Salvador que ha relatado: “Estoy muy contento de que mi hija conociera Terral: de niña no iba muy bien en los estudios y aquí la ayudaron. Ahora es profesora”, ha concluido orgulloso.

Voluntarias de 18 a 80 años

Terral ofrece, entre otros, el programa 1@1 que, a través de un sistema tutorial, facilita un seguimiento académico a cada estudiante y el apoyo necesario para superar los estudios. Se trabaja contando con la colaboración de los padres y en contacto con la escuela.

Los padres que han participado en la visita del cardenal Omella han agradecido el acompañamiento que reciben sus hijas en los estudios, en un entorno alegre y de compañerismo.

Un grupo de voluntarias y participantes del campamento de verano a las puertas de Terral

Un poco más tarde Mons. Omella ha saludado a las participantes de las actividades de Terral. Por los pasillos, carreras y risas… También las voluntarias, jóvenes universitarias que dedican parte de su tiempo de vacaciones a ayudar en Terral.

Y es que la promoción y formación de voluntariado es fundamental en Terral, que ofrece la preparación, el asesoramiento y el seguimiento necesarios a cada voluntaria para que lleve a cabo con eficacia su labor. Se promueve el voluntariado entre estudiantes universitarias, profesionales y personas mayores. Las hay desde 18 años hasta mayores de 80 años.

Precisamente un grupo de universitarias y estudiantes de 2º de bachillerato procedentes de Sevilla han pasado unos días como voluntarias en Terral. Conocieron la iniciativa por unas amigas, les atrajo la experiencia y han estado en Barcelona esta semana. “Pensábamos que íbamos a ayudar en un proyecto social pero estos niños y las voluntarias que han estado con nosotras nos han enseñado muchísimo. Nos ha impresionado su alegría, dedicación, agradecimiento, capacidad de trabajo”.

Casal de verano, ¡todo irá genial!

Como cada año por estas fechas, el centro organiza el casal de verano con actividades culturales, deportivas y cívicas, para escolares entre 5 y 14 años.

Las voluntarias son un gran valor añadido en esta actividad. Una de ellas, Montse, ha tenido ocasión de explicar al cardenal la actividad de teatro con la que pretende que las niñas crezcan en valores como el compromiso. “A través de una disciplina lúdica, las niñas aprenden, participan todas. Este año hemos preparado Mary Poppins y estamos muy contentas de cómo ha ido, a pesar de los nervios vividos hasta llegar al día de la actuación”.

El esfuerzo tiene recompensa aunque a veces llegue cuando ya no se espera: Montse ha relatado que había recibido una llamada telefónica de una antigua participante de la actividad, que en su día le costó adaptarse al seguimiento de las actividades; unos años después quiere volver a Terral. “Ahora tiene 20 años, y me llamó para decirme que quiere ayudarme en la actividad de teatro”.

El cardenal Omella, en conversación con algunas de las voluntarias mayores, ha reflexionado sobre la preocupación que debe tener la sociedad por los jóvenes que llegan de otros países. “¿Qué hacemos? ¿Cómo los acogemos? y ¿Cómo los acompañamos?”, inquirió.

Al final, las niñas de entre 7 y 10 años del casal de verano le dedicaron un baile y una canción: “Súbeme la radio que esta es mi canción, vente el casal que somos de Terral… Haz caso a las voluntarias y todo irá genial… Gracias Cardenal por tu Bendición, eres el mejor, vuelve muy pronto”.

De Nigeria en Barcelona en patera

Hay otras historias del Terral que nacen muy lejos. Happyness vino desde África en patera, con su hija pequeña, dejando atrás a sus hijos mayores. Aún están separados y siguen teniendo muchos problemas para reagruparse, pues para sus hijos no es sencillo salir del país. Además, hace unos meses mataron a su hermano. Happyness conoció Terral a través de una colaboradora que apadrinó a su hija Favour, que participa de las actividades del centro.

El cardenal Omella se interesó por la historia de Happyness que llegó a Barcelona en patera. Foto: R.Ripoll

Unas letras del cardenal han quedado grabadas en el libro de visitas: “Ha sido un placer poder compartir unas horas en este centro Terral donde se comparte la solidaridad y fraternidad con toda la gente del barrio. ¡Qué gran corriente de solidaridad, de gratitud y de fe!”.

«Transmitid la alegría de haber encontrado a Cristo»

Miércoles 10 de julio

Mons. Ocáriz visitó la iglesia de Saint Agnes, en las inmediaciones de la Grand Central Terminal de Manhattan (New York). En 2016, el cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, encomendó a los sacerdotes del Opus Dei la atención pastoral de este templo.

A continuación, el prelado acudió a la Zona Cero y rezó en silencio durante unos minutos en el monumento que recuerda a los 2.983 fallecidos en los atentados del 2001.

Un selfie con algunas de las jóvenes que frecuentan los medios de formación cristiana.

Por la tarde se reunió con unas 250 jóvenes que asisten a actividades de formación cristiana en distintos centros del Opus Dei. “No consideréis la formación cristiana que recibís como algo exclusivo para vosotras, para vuestro enriquecimiento personal. Esa formación os ayudará a transmitir, dondequiera que estéis, el espíritu cristiano. Todos los cristianos estamos llamados a ser apóstoles en nuestra vida cotidiana, especialmente entre nuestros amigos, transmitiendo la alegría de haber encontrado y seguido a Cristo más de cerca. En última instancia, toda la formación cristiana que recibimos tiene como objetivo ayudarnos a asemejarnos más a Cristo, a tener sus mismos sentimientos, su manera de mirar al mundo y a las personas”, dijo el prelado.

Colleen, una estudiante de Virginia Tech, explicó que, a veces, el estilo de vida de quien trata de vivir el Evangelio choca con el ambiente. “Toda la fuerza que necesitamos para poder hablar de manera convincente se encuentra en la Eucaristía y en la oración. Necesitamos preguntarle a nuestro Señor cómo enfrentarnos a esas situaciones. Al final, cuando nos esforzamos por crear auténticas amistades, ese miedo a hablar de ciertos temas desaparece”, afirmó el prelado.

"Necesitamos darnos cuenta de que Dios es de tal manera nuestro Padre que entregó a su único Hijo para que muriera por nosotros en la Cruz".

Otra joven pidió consejo sobre cómo explicar a sus amigos que Dios es mucho más que un Juez. “Una manera más profunda de explicarlo –respondió Mons. Ocáriz– es señalando a Cristo en la Cruz. Necesitamos darnos cuenta de que Dios es de tal manera nuestro Padre que entregó a su único Hijo para que muriera por nosotros en la Cruz. El hecho de que quisiera hacer eso es un poco misterioso, pero es el misterio del inmenso amor de Dios por nosotros. Cuando las cosas se ponen difíciles y tenemos la tentación de pensar: ¿Cómo es posible que Dios, que es mi Padre, permita esto?, necesitamos mirar a la Cruz, y hacer un acto de fe en el amor de Dios que Él hizo tan visible en la Cruz de Cristo”.

Al finalizar ese encuentro, le entregaron al prelado una colecta que habían realizado para las múltiples necesidades de los venezolanos.

Martes 9 de julio

El prelado se reunió en New York con unos 200 jóvenes de diferentes ciudades de la costa Este de los Estados Unidos. Monseñor Ocáriz les animó a ser buenos amigos, con una amistad profunda y sincera, desde la que es natural compartir también el amor que se tiene por Cristo. “Lo más importante –comentó el prelado-, es la preocupación que todos debemos tener por ayudar a los demás y por dejarnos ayudar”.

En su respuesta a un estudiante de Ingeniería en Princeton, que se está especializando en Inteligencia Artificial, Mons. Ocáriz resaltó de nuevo la amistad como vía para hablar de Dios en un ambiente donde la actitud hacia la fe resulta, a menudo, escéptica. “¿Qué puedes hacer para hablar de Dios en ese ambiente? En general, no se trata de hablar con muchas personas al mismo tiempo, sino de hacer verdaderas amistades con los demás. A través de la amistad, es fácil transmitir lo que sientes, lo que piensas…, pero no con el tono de quien quiere convencer a sus amigos, sino simplemente transmitiendo, a través de la amistad, lo que tienes dentro: lo que tiene valor para ti, lo que te da alegría, lo que te da serenidad, lo que implica la seguridad de contar con la ayuda constante de Dios en tu vida”, afirmó Mons. Ocáriz.

El prelado subrayó también la importancia de rezar por el Papa y de estar unidos a él. “Reza mucho por el Papa”, dijo a uno de los muchachos. “El Papa tiene, como podéis imaginar, un gran peso sobre sus hombros, y muchos desafíos que afrontar. También hay muchas dificultades dentro de la Iglesia, pero no debemos desanimarnos cuando vemos esos problemas porque, como decía san Josemaría, la Iglesia es fundamentalmente Jesucristo. Tenemos que rezar mucho por el Papa porque tiene un trabajo enorme, una gran responsabilidad, y cuenta mucho con la oración de todos”.

Tras el encuentro con los jóvenes, el prelado fue recibido por el cardenal Timothy Dolan, arzobispo de New York, en la residencia arzobispal. Charlaron durante una hora y, a continuación, visitaron juntos la catedral para rezar en la capilla del Santísimo Sacramento y en la Lady Chapel, dedicada a la Santísima Virgen.

Lunes 8 de julio

El lunes, el prelado del Opus Dei visitó el campus de Nueva York de la IESE Business School. Mons. Ocáriz es gran canciller de la Universidad de Navarra, de la que forma parte la IESE Business School. Esta ha sido su primera visita al campus, que abrió sus puertas en 2009. Le recibió el director en la sede de los Estados Unidos, Eric Weber. Tras pasar por el oratorio, pudo conocer las instalaciones y saludar a una representación de quienes allí trabajan, como los matrimonios Luis y Mariana o Nina y Gerard.

El prelado participó en un acto académico organizado por el Witherspoon Institute, un centro de investigación cuya finalidad es comprender mejor los fundamentos morales de las sociedades democráticas.

Entre los participantes estaban, Robert George, professor de Filosofía Política, R. R. Reno, editor de First Things, y April Readlinger, directora ejecutiva de CanaVox. Las palabras iniciales fueron de Russel J. Snell, director del Center on the University and Intellectual Life del Witherspoon Institute, quien habló sobre los cambios culturales que afrontan actualmente los jóvenes.

En esta línea, la intervención del prelado y el debate posterior se centró en la necesidad de comprender el amor, que a veces queda reducido a puro sentimentalismo. Mons. Ocáriz dijo que la libertad es comprendida completamente cuando surge del verdadero amor. El amor no es solamente sentimientos, sino que pasa por desear el bien del otro. Si amar es simplemente disfrutar usando a la otra persona, se convierte en una especie de egoísmo. Educar en la libertad, dijo, es muy importante para el crecimiento de la gente joven.

Domingo, 7 de julio

El prelado aterrizó en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York a primera hora de la tarde.

Le recibieron, entre otros, el vicario del Opus Dei en Estados Unidos, monseñor Thomas G. Bohlin, y algunas familias. Patricia y Thomas White acudieron a saludarle con sus cinco niños. Los pequeños mostraron al prelado una pancarta que habían pintado junto con su madre en la que decían: “Padre, Welcome to the USA.”

Audios y podcast disponibles en la página web del Opus Dei

La vida de Jesús en audio: Estos audios resumen la vida de Jesús, contada por los cuatro evangelistas. Están ordenados en la sección Los evangelios en audio

Escuchar a San Josemaría: El Fundador del Opus Dei escribió numerosas homilías, recogidas en Amigos de Dios y Es Cristo que pasa y realizó largos viajes de catequesis por diversos países del mundo. El contenido está ordenado en Homilías en audio.

Contemplar el Evangelio con san Josemaría. El fundador del Opus Dei procuraba hacer oración metiéndose en las escenas del Evangelio “como un personaje más”. Así lo muestran algunos comentarios del Fundador del Opus Dei (con audio) que hemos seleccionado y que está almacenado en la sección Como un personaje más.

Textos y audios de San Josemaría sobre los misterios del Rosario. El fundador del Opus Dei comenta el evangelio de cada escena del Rosario.

Intervenciones breves de san Josemaría. Archivos de audio, con la voz de san Josemaría, en los que explica cómo nació el Opus Dei y otros muchos temas sobre la vida cristiana, como los sacramentos, las virtudes, etc.

Editoriales de Vida cristiana, en audio:

Vivir de fe | El Belén perenne del Sagrario | Caminar hacia Jesucristo | Fortaleza | Al encuentro de Jesús | Una personalidad que se identifique con Cristo | Trabajo de Dios |Vivir de fe | Orad sin interrupción | Fiarse de Dios| En la tarea de la nueva evangelización | «Nuevos mediterráneos»: (I): «Aquella primera oración de hijo de Dios»|Nuevos Mediterráneos (II): «Jesús es mi amigo entrañable»|

Los audios de la página web del Opus Dei también están disponibles en otras plataformas, como Soundcloud, Ivoox, iTunes, Spotify, etc.

También están disponibles más audios en varias plataformas:

Soundcloud. Encontrará varias listas: Audios del beato Álvaro del Portillo; audios del Papa Francisco, sus intervenciones Cuba y Estados Unidos, en Ecuador, Bolivia y Paraguay, e incluso los audios de Benedicto XVI en la JMJ de Madrid. También recopilamos algunos audios de Mons. Fernando Ocáriz, prelado del Opus Dei, o los podcast de Mons. Javier Echevarría sobre las catorce obras de misericordia. Incluso puede escuchar las oraciones para rezar por intercesión de algunas personas del Opus Dei en proceso de canonización.

iTunes.

• Canal en Ivoox, Homilías de Amigos de Dios y de Es Cristo que pasa.

Canal de Spotify.


Y habitualmente difundimos los enlaces a los audios en algunas de nuestras redes sociales:

• Twitter: @opusdei_es

• Facebook: www.facebook.com/opusdei.esp

• Instagram: www.instagram.com/opusdei/

• Youtube: www.youtube.com/opusdei

Virgen del Carmen, devoción de mar abierto

Recursos para la fiesta de la Virgen del Carmen | Rezar con San Josemaría El escapulario de la Virgen del Carmen


98 pueblos de España tienen como patrona a la Virgen del Carmen. De 14 comunidades autónomas diferentes. Son datos que demuestran que la patrona del Mar y de la Armada Española tiene arraigo y su devoción se extiende sin fronteras.

En Europa, la Virgen del Carmen también tiene su foco de piedad, especialmente en Italia. Y en América Latina, la devoción a esta advocación de la Virgen es un mar con orilla, pero sin límites: es Reina y Patrona de Chile, Patrona de Colombia, Alcaldesa Perpetua de Lima (Perú), Patrona del Ejército de Venezuela, y referencia mariana constante en Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, México, Panamá, Puerto Rico…

La Virgen del Carmen es la reina de los pueblos costeros en este mes de julio. Foto: Flickr (archivalladolid CC)

Esta devoción no es una tradición en marea baja. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística de España, en 2015 “Mari Carmen” era el nombre de mujer más extendido en el país. Además, “Carmen”, a secas, es el tercer nombre propio más común entre las españolas. Son datos elocuentes.

Origen del culto

Según la tradición, el 16 de julio de 1251 la Virgen del Carmen se le apareció a san Simón Stock, superior carmelita, al que le entregó sus hábitos y el escapulario, principal signo del culto mariano de la orden. Los anales de la época y la tradición extendida en estos 765 años cuentan que ese mismo día la Virgen del Carmen prometió liberar del purgatorio a todas las almas de las personas que vistieran el escapulario durante su vida dirigiéndolas al cielo el sábado siguiente a su muerte. Desde 1587, esta revelación en forma de regalo ha sido respaldada por los Papas.

Un “obsequio del cielo”

Aquel 16 de julio de 1251, la tradición cuenta que la Virgen le dijo a san Simón: “El que muera vestido de este escapulario no sufrirá las penas del fuego eterno”, y el santo interpretó desde entonces el escapulario como un “obsequio del cielo”. Las narraciones de la época destacan que la promesa de la Virgen incluía estas palabras: “Perseverad llevando puesto devotamente el santo escapulario, porque es mi hábito. El hecho de andar vestido de este hábito mío, significa que estáis continuamente pensando en mí; y que yo, en turno, siempre estoy pensando en vosotros, y ayudándoos en asegurar la vida eterna”.

La patrona del mar es guía para pescadores y marineros. Foto: Flickr (archivalladolid CC)

Sor Lucia, una de las videntes de Fátima, recuerda que, en la última aparición de la Virgen en octubre de 1917 “María apareció con el hábito carmelita y el escapulario en la mano, y recordó que sus verdaderos hijos lo llevaran con reverencia”.

¿Qué es el escapulario?

El escapulario está reconocido por la Iglesia como un sacramental: un signo que ayuda a vivir cristianamente. Ni es un amuleto que asegura la salvación, ni comunica las gracias propias de los sacramentos, pero dispone al amor de Dios. Tiene tres significados: amor y protección maternal de la Virgen, la pertenencia a María y el suave yugo de Cristo que la Virgen ayuda a llevar.

Este regalo de la Virgen empezó siendo sólo para los religiosos, y poco a poco se fue extendiendo también entre los laicos. Según san Alfonso María de Ligorio, “así como los hombres se enorgullecen de que otros usen su uniforme, así Nuestra Señora Madre María está satisfecha cuando sus servidores usan su escapulario como prueba de que se han dedicado a su servicio y son miembros de la familia de la Madre de Dios”.

Las manifestaciones de piedad popular se extienden por 100 pueblos de España. Foto: Flickr (Costa Insider CC)

El primer escapulario debe ser bendecido por un sacerdote e impuesto sobre el devoto con la siguiente oración: “Recibe este escapulario bendito y pide a la Virgen Santísima que por sus méritos, lo lleves sin ninguna mancha de pecado y que te proteja de todo mal y te lleve a la vida eterna”. Puede ser impuesto también a los no católicos.

El escapulario y los santos

El beato Papa Gregorio X, coetáneo a las apariciones de aquel 16 de julio de hace 765 años, fue enterrado con su escapulario y 600 años después, cuando abrieron su tumba, el objeto de devoción mariana estaba intacto. Algo similar le sucedió a san Alfonso María de Ligorio. San Juan Bosco, San Pedro Claver y San Juan Pablo II son otros santos que asumieron públicamente la tradición del escapulario de Nuestra Señora del Carmen en vida y hoy están en los altares.

Foto: Flickr (archivalladolid CC)

El punto 500 de Camino resume esta tradición cristiana consolidada: “Lleva sobre tu pecho el santo escapulario del Carmen. —Pocas devociones —hay muchas y muy buenas devociones marianas— tienen tanto arraigo entre los fieles, y tantas bendiciones de los Pontífices”. En este sencillo consejo que se encuentra justo en el ecuador del libro más difundido de san Josemaría, se recoge la experiencia propia del fundador del Opus Dei, que llevó el escapulario toda su vida y habló de él, como una expresión de su particular amor por la Virgen María.

*****

Para fomentar la devoción a la Virgen del Carmen

El escapulario de la Virgen del Carmen (Rezar con san Josemaría)

Audios y textos de san Josemaría sobre la Virgen del Carmen.

Novena a la Virgen del Carmen (EWTN)

Súplica a la Virgen del Carmen para los momentos difíciles (EWTN)

Oración de San Simón Stock (EWTN)

Atlas de los grandes exploradores

Atlas de los grandes exploradores, de Riccardo Francaviglia y Margherita Sgarlata, es uno de esos libros que sirve de introducción a muchos otros. En él se habla, cronológicamente, de aventureros, navegantes y descubridores famosos. De los vikingos, en primer lugar, y luego de Marco Polo, Zheng He, Cristóbal Colón, Juan Caboto, Vasco de Gama, Américo Vespucio, Fernando de Magallanes, Giovanni da Verrazano, Vitus Jonassen Bering, James Cook, Jean-François de la Pérouse, Alexander von Humboldt, Meriwether Lewis y William Clark, David Livingstone, Robert O’Hara Burke y Willam John Wills, Nellie Bly, Fridtjof Nansen, Sven Hedin, Roald Amundsen, Ernest Shackleton y Umberto Nobile. En un último apartado se habla de Cousteau, Messner y Gagarin.

Cada protagonista se presenta en una primera doble página, en la que, junto al mapa y dos o tres ilustraciones pequeñas, hay una explicación básica, dos o tres comentarios, alguna curiosidad, y un pequeño texto tipo «Vasco de Gama en la actualidad»; luego se ve otra doble página con una ilustración grande y una cita, del mismo descubridor o de algún otro autor sobre él. El libro es interesante por los autores que incluye y que uno puede no conocer, y por los que no incluye y que, según los conocimientos de cada cuál, deberían estar (varios españoles entre ellos).