El polizón del Ulises, de Ana María Matute (1926-2014), es un cuento argumentalmente paralelo a Marcelino pan y vino. Su protagonista es Jujú, un chico que vive con tres señoritas solteras que lo han adoptado y que se ha fabricado un mundo propio de sueños, «otra vida». Las cosas cambian cuando hace amistad con un preso fugado de una cárcel cercana, que se oculta en el desván.

Igual que otros relatos de la autora sobre niños, este también habla bien del mundo imaginativo del niño, y de la fuerza transformadora de la bondad del niño en los adultos. A la vez, indica la importancia de que los adultos tengan una disposición atenta a las necesidades afectivas del niño. Por tanto, más que ante un libro para niños estamos ante un libro sobre niños que sobre todo apreciarán quienes ya sean buenos lectores.