Max, el artista, de la británica Marion Deuchars (1964-), tiene como héroe a Max, un pájaro con patas largas que él piensa que son garbosas pero que, tal como le dicen el gato, el búho y otros pájaros, en realidad son flacas como palillos. Intenta remediarlo con ejercicios, comiendo más, disfrazándose…, pero nada. Hasta que un día, visitando una galería de arte, SE SINTIÓ INSPIRADO, se afirma en una doble página de formas y colores explosivos. Entonces Max decide colorearse el pico de distintas maneras: a lo Matisse, a lo Pollock, etc. Y obtiene un éxito social arrollador.

Muy buen álbum: porque habla de arte moderno a chicos pequeños de modo bromista y estimulante, con un relato y un personaje que son verdaderamente graciosos. La figura de Max, negra con un pico rojo, es un acierto de puro sencilla y la narración gráfica, sobre fondo blanco, es muy clara. El final es excelente.

Compartir

Facebook

Twitter

Artículo anterior¡Buu!